Cortijos, haciendas y lagares. Provincia de Sevilla. Tomo 1 - page 363

Alcores.
Inventario de edificios
359
Además contamos con valiosos datos acerca de su construcción, que trascienden a su
propia realidad para afectar a toda la tipología edilicia a la que pertenece, la de la hacien-
da. Así, Herrera y Quiles nos informan de su autor, el albañil sevillano Alonso Jiménez,
maestro al parecer «inteligente» en construcciones aceiteras, ya que hizo una bodega en la
Hacienda de Bujalmoro, en Dos Hermanas, y otra de grandes proporciones, con noventa ti-
najas de Lucena, en la cilla que el Cabildo de la Catedral de Sevilla tenía en Carmona. Pero
lo que más nos interesa es que en 1711 Jiménez acordó con la Orden de la Merced la cons-
trucción de un molino aceitero en Martín Navarro. Al año siguiente completó el resto del
edificio, levantando otras dependencias, en concreto las cuadras, la atahona y una galería.
Que se tratase de un edificio mercedario –no fue desamortizado hasta 1854– ha llevado
a interpretarlo como un inverosímil híbrido de hacienda y convento, de forma que incluso
algunas descripciones publicadas incluyen entre sus dependencias celdas, sala capitular o
refectorio. Por otra parte, que su autor trabajara para una institución tan importante como
el Cabildo hispalense prueba que nos encontramos ante un arquitecto significativo al que
debemos considerar no sólo el mero ejecutor de Martín Navarro sino el autor de su geomé-
trica y racional traza. En cualquier caso, hay que reconocer que la arquitectura de esta
hacienda no es nada común, respondiendo a unas pautas muy particulares, cuyo análisis
requeriría un estudio mucho más detenido.
Fachada en la que se abre la portada de acceso y
se alza el volumen de la capilla, a la izquierda.
1...,353,354,355,356,357,358,359,360,361,362 364,365,366,367,368,369,370,371,372,373,...478
Powered by FlippingBook