Cortijos, haciendas y lagares. Provincia de Sevilla. Tomo 1 - page 381

Alcores.
Inventario de edificios
377
la que se ha destacado su belleza y monumentalidad, centrada por una segunda portada,
más decorada que la primera, con la que está alineada. Esta segunda portada está presi-
dida por un azulejo de la patrona de la explotación, la Virgen de la Soledad, y la remata
una espadaña, dando paso al patio del señorío. En esta ocasión la portada, al carecer de
entablamento el frontón que la remata, nos recuerda a la de la Hacienda Cañada Honda
en Carmona. La crujía de tránsito entre los dos patios de la Soledad alberga la vivienda
del casero y unas cuadras. Por último, a la derecha del patio de labor se abre una nueva y
dilatada arcada rematada por una terraza, a la que se sube por una escalera de caracol, y
de la que se ha dicho
que muestra claros resabios de la arquitectura colonial
. El referido vano
franquea el paso al patio de mulos, donde se encuentran aún unas pesebreras dignas de
atención, espacio del que Sancho Corbacho indica que pudo servir alguna vez de tentade-
ro, lo cual nos parece improbable, aunque sí es factible que fuese tinao y toril de bueyes
antes de ser dedicado a los mulos.
El patio del señorío está centrado por una palaciega fuente barroca y tiene como telón
de fondo la vivienda de los propietarios, de doble altura, abierta con arcos la planta baja y
con balcones entre pilastras en la superior. Este señorío está coronado por una alta torre-
mirador, con dos vanos en cada frente y cubierta de pabellón. En la galería inferior se
encuentra el acceso a la capilla. El otro frente del señorío es también abierto y da a un am-
plio jardín con otra notable fuente y un trazado geométrico que le han dado sus cuidadas
labores de
topiaria
. Sancho Corbacho destaca de esta vivienda que es un modelo perfecto
de distribución interior, paralela a la prototípica de la casa sevillana. Más allá del jardín se
disponía una huerta, siempre dentro de la referida tapia. En la crujía derecha del patio del
señorío se conserva la espectacular almazara de la explotación, de carácter doble, ya que
cuenta con dos molinos y conserva no una, como dice la bibliografía, sino dos vigas de
prensado, que comparten la misma torre de contrapeso, de la cual ya resaltamos su llama-
tivo aspecto defensivo.
No obstante, todavía hay que referir otra interesante construcción que históricamente
formó parte de la Soledad y que sigue bajo la misma propiedad. Continuando unos 300 m el
carril que da acceso al caserío se llega a lo que la cartografía 1:10.000 denomina Cortijo los
Jiménez, que da nombre al pago donde se encuentra. Su caserío, por desgracia, se encuentra
arruinado, pero del mismo todavía emerge una torre de contrapeso almenada y unas arcadas
que parten de la misma. Se trataba del lagar de la Soledad, que, como tantas haciendas, se
dedicó a la vid además de al olivar y por tanto contó con instalaciones para transformar la
uva en vino, muy semejantes, pero de menor envergadura que las aceiteras.
Bibliografía:
HERNÁNDEZ DÍAZ, José; SANCHO CORBACHO,
Antonio y COLLANTES DE TERÁN, Francisco (1939),
págs. 78 y 80;
CHUECA, Fernando (1947), láms. IX y X;
SANCHO CORBACHO, Antonio (1952 A), págs. 19 y 20
y figs. 12-15, SANCHO CORBACHO, Antonio (1952 B),
pág. 361 y láms. 374 y 375;
BONET CORREA, Antonio (1978), pág. 308;
AGUILAR, Mª Cruz (1991), pág. 215;
AGUILAR, Mª Cruz (1992), pág. 152;
AGUILAR, Mª Cruz; SABATÉ, Isabel y RODRÍGUEZ,
Salvador (1992), pág. 44;
VÁZQUEZ CONSUEGRA, Guillermo (1992), pág. 199;
GAMERO, Mercedes (1993), págs. 170 y 211;
GAMERO, Mercedes (1998), pág. 113;
POZO, Florentino (2000), pág. 159.
El señorío y el molino de aceite en los años 30 del
siglo XX. Cortesía de la Fototeca del Laboratorio de
Arte de la Universidad de Sevilla.
1...,371,372,373,374,375,376,377,378,379,380 382,383,384,385,386,387,388,389,390,391,...478
Powered by FlippingBook